3 Febrero 2013; Katmandú, Nepal.


 

photo6El Aeropuerto de Katmandú

No hay mucho que comentar, vuelo tranquilo, almuerzo tradicional muy picante. La vista es increíble, aunque el cielo estaba parcialmente cubierto, no era difícil apreciar las cumbres más altas del mundo, del Everest nada aún…

Durante el trayecto aéreo puedes ver que la mayoría de los cerros están cultivados y son serpenteados por una interminable red de senderos que conectan a los más insólitos lugares, gente de trabajo la nepalí, esto se explica en cada una de sus colinas labradas para el cultivo de los alimentos.

Que cosa más linda, aunque pequeño, el Tribhuvan Kathmandu Airport guarda una austeridad tradicional interesante y enigmática, te bajas del avión, te suben a un minibus antiquísimo y el mundo como lo conoces, cambia. Una vez dentro, ya te sientes en un lugar diferente, no hay ruido alguno y la gente al interior del recinto es muy cordial. Monjes, turistas y locales se desparraman en los mesones para llenar los papeles de rigor. Para entrar en Nepal no necesitas más que 30USD para el visado, te lo dan en el acto y tiene una duración de 1 mes para múltiples salidas y además, puede ser extendido por 15USD a 2 o más meses.

Posterior al papeleo, viene el impacto más grande, pasas de un lugar súper tranquilo con aires setenteros a un caos del terror. La gente grita, porta carteles y te ofrece cosas en medio de un desorden generalizado. Me logro juntar con Kabiraj, mi pseudo agente, este tipo ha sido de gran ayuda puesto que me ayudó a conseguir todo el papeleo para visitar Bután, que dicho sea de paso, es un reverendo CULO!.

/culo/ chilenismo para: algo complejo, también referido al poto, trasero, posadera, nalga, etc.

 

*

 

photo7De Kabiraj Nepal

Vaya que personaje es este, me fue a buscar de terno y corbata, cosa rara para los nepalíes en general, ya que la mayoría andan muy informales. Después de las presentaciones de rigor, un ser extraño y corcovado se aproxima hacia mi y me dice: “Can-i-help-you-with-your-bag?”…”Puta el weón buena onda” me dije, y dejé que cargara a la Yegua (así se llama mi mochila) con sus 25 kilos de peso hasta nuestro auto, luego de eso el tipo gentilmente me mira y me grita con vehemencia: “TIP, TIP, TIP” (propina).

¡BIENVENIDO A NEPAL MIERDA!

…Y ahora empieza la verdadera aventura acá, por supuesto no le di ni una mierda de propina y me monté en un Suzuki Maruti blanco. Weón, Nepal está lleno de Marutis!!!

Para conducir en Katmandú hay que tener cojones y considerar la bocina como parte trascendental de tu organismo, acá el conductor va a la izquierda del auto (como en Inglaterra) y la dirección del tránsito está invertida. Ésto tiene su razón en el principio religioso del “clockwise”, acá las stupas, templos, ruedas de oración, peatones y tránsito deben circular según la dirección de las manijas del reloj. Todo esto suena muy bonito, pero en ese momento me importa un soberano huevo, el impacto con la ciudad ha sido rudo, he llamado a este fenómeno “Caos in Calmo”, es como ver una hilera de hormigas, ordenadas, pero al mismo tiempo caóticas. El transporte preferido acá es la moto, acá mandan ellas, se cruzan por todos lados, cargan una, o dos, o tres personas, canastos o sacos con fruta. Son especiales estos nepalíes, en Santiago jodes con la bocina y te tapan a puteadas, acá la gente entiende las reglas del juego, en una ciudad donde el más fuerte, el más astuto o la bocina más rápida, prevalece en términos de transporte.

Iba a contarles de Kabiraj y me fui a otro lado… En fin, Kabi es chistoso, escupe cuando habla, escupe más que la mierda, es inquieto, de tez morena y ojos desorbitados.. un careloco cualquiera, es un tipo delgado y no muy alto, mencioné que escupe?…escupe bastante, y es que en Nepal todo el mundo escupe!, niños, ancianos, niñas, mujeres y ojo, no es un simple escupito, estos son gargajos!!, esos que salen de una carraspera del alma y terminan aplastados en el piso como una figura del test de Rorschach.

/gargajos/ chilenismo para: escupo de dimensiones colosales, generalmente de color verde mucoso, ocasionalmente, cuando la fuerza empleada es mucha, suele ser acompañado por algo de sangre.

Es perturbante escuchar hablar a los nepalíes, hablan rápido, sin pausas y cada 3 palabras sueltan un “LA LA LA“. En Nepal viven varias etnias, la Sherpa, Ghurka, Gurung, Terai, entre otras, y Katmandú es la ensaladera mayor, es una ciudad que reúne infinitos colores de piel, ojos y costumbres. Hinduistas y budistas comparten incluso sus fiestas y templos. Es curioso como funciona el constructo religioso-social acá, donde todo lo que es sagrado está inserto en un entorno de rebosante mierda y lo digo literalmente, encuentras ratones reventados en la calle, justo al lado de un restaurante, donde un niño pobre busca algo que comer en la basura y para redondear toda esta imagen tercermundista, un templo al frente. A priori, Katmandú puede ser explicada de la siguiente forma: Templo / caca / basura / pobre / turista / caos / polución / caca / templo.


/LA LA LA/ nepalí para: Si Si Si!

 

893523_10200818678047247_1608140895_o

Luego de conseguir alojamiento en una Guest house por 12USD (muy caro) parto a recorrer el barrio turístico de Thamel. Es “perfectito”, tiene un montón de tiendas de trekking (imitaciones), guest houses y restaurantes que van desde lo tradicional hasta una hamburguesa con papas fritas y música lounge. Considero que tengo una gran orientación pero Thamel me costó, es un laberinto de letreros, señales y negocios muy similares entre si, das vuelta a una esquina y la calle siguiente es igual a la anterior. Sus calles estrechas sólo son dóciles para la reina de las calles nepalíes, la moto.

Luego de comer con el nervioso Kabiraj, me largo al hostal sin siquiera imaginar lo que se me vendría al día siguiente.

 

*

 

887495_10200818643046372_278934955_oPerdido voluntariamente en Katmandú.

4 Febrero 2013 (8:30hrs); Katmandú, Nepal

En pie, listo y dispuesto para perderme en este laberinto de locos, ya tenía algunos puntos de referencia relevantes para usar como guía. El punto principal de orientación era la Kathmandu Guest House, quizás la más ondera y cara de las hostales. Desde ahí seguí en línea recta hacia el sur, siempre al sur y sin mapa. Creo firmemente en que, para conocer el modo de vida de un pueblo o ciudad debes necesariamente vagar sin rumbo por todos los recovecos de ella, mi objetivo era llegar a la ciudad de Patan y conocer su increíble Durbar Square (Plaza Real), una maravilla arquitectónica de tiempos antiguos.

El trayecto estuvo marcado por fuertes contrastes sociales, la pobreza es una cosa terrible acá, no hay agua potable, el sistema de alcantarillado es rudimentario y el suministro eléctrico se corta diariamente. Es súper fuerte cruzar el Bagmati (el río sagrado de Katmandú) y descubrir que es la cosa más rancia que hay, en este río mandan a flotar los restos cremados de todos los fallecidos de la ciudad y es perturbador ver un montón de puercos comiendo en la rivera del río los desperdicios desparramados por ahí, mientras algunos niños humildes chapotean en ese lodo negro y apestoso.

Cada cierto rato le preguntaba a algún local la dirección correcta para Patan. Caminaba como un campeón, siempre mirando hacia atrás para reconocer el camino de regreso, y es que me voy internando por rincones escondidos para el turista común y de a poco me hago una imagen de lo que es en realidad este país que soñé visitar desde que era un niño.

 

@rugiendola Después de 2 horas caminando entre puercos, cadáveres y polución llegué a la maravillosa Patan.

 

He perdido el rumbo un par de veces, pero tras 2 horas de caminata he llegado finalmente a Patan, sólo preguntando al nepalí común y corriente.

857480_10200778701687863_506009825_o

Patan es obviamente más pequeña que Katmandú, pero es una de las 3 ciudades más importantes del Valle, la otra es Bhaktapur que en teoría debiera visitar a la vuelta de mi viaje por Bután. Estas 3 ciudades han alojado a grandes reyes, partiendo por el sanguinario emperador indio Ashoka, quien luego de convertirse al budismo, mandó a construir algunas stupas en Patan y con ello trajo al valle un notable progreso en arte y arquitectura. Fue en Nepal donde se construyó la primera Pagoda, que luego fuera copiada por los chinos en décadas posteriores.

 

/stupa/ indio, nepalí para: estructura budista de carácter funerario y de peregrinación.

 

La Plaza Real de Patan es una maravilla, templos hinduistas y budistas coexisten en armonía, en Nepal hay libertad de culto, pero si alguno de éstos profesa su fe o evangeliza en público podrían ser expulsados del país, tal y como les pasó a los Católicos hace muchos años atrás, éstos blasfemaron en contra de las creencias locales y se fueron finalmente de patada en la raja, bien!.

 

/patada en la raja/ chilenismo para: los echaron, con una patada en el trasero.

 

886828_10200778707928019_1908373756_oDe la arquitectura que puedo agregar, es una maravilla, en el valle de Katmandú encuentras a los talladores de madera más hábiles del mundo, prueba de su habilidad la encuentras en los pilares, techumbres y puertas de todo el casco histórico de las ciudades del valle de Katmandú. Una de las cosas más interesantes que he aprendido de la conducta nepalí es sobre su educación sexual: a los niños se les enseña desde muy temprana edad la sexualidad responsable a través del Kamasutra, en la “Plaza Real”, en adelante “Durbar Square”, las cornisas de los templos más importantes tienen talladas las poses sexuales del famoso libro, según las palabras de un Rey cuyo nombre no puedo recordar ahora… “El pueblo tiene derecho a tener una unión sexual y espiritual apropiada, es obligación de la familia real enseñarles adecuadamente”. En todos lados hay figuras esculpidas con connotaciones sexuales, a estas alturas y con lo acumulado que estoy, me exita cualquier cosa…

 

*

 

886349_10200778720328329_1526895478_o

BIENVENIDO A NEPAL MIERDA, parte 2

Estimado lector, tips para sobrevivir a los pedigüeños cuando eres un simple viajero de bajo presupuesto:

1.- Todos los nepalíes creen que cargas con mucha plata.

2.- Todos los nepalíes creen que no sabes nada de su historia

3.- Todos los nepalíes en las zonas de interés histórico quieren cagarte…

 

/cagarte/ chilenismo para: engañarte.

 

He aquí el modus operandi: Llegas a algún lugar histórico / se te acerca amablemente un nepalí / dice que te puede ayudar / jamás específica el monto de la “ayuda” / peleas valiosos minutos por el monto / te hace la visita guiada / te explica todo con gran conocimiento del tema / *ATENCION* / te lleva a un café / te lo paga / te sigue mostrando templos / sigue gentil / te lleva donde sus amigos artesanos / le dices a todos que eres viajero, que no andas con mucha plata / no te creen / te intentan sacar más plata con visitas guiadas a otros lados / te niegas / se van indignados. Así funciona el circuito turístico en Katmandú.

Se me hace tarde, mañana es mi vuelo a Lukla para iniciar el trekking al Everest, necesito llegar a la agencia para pelear los dólares y ver los permisos, me devuelvo en taxi.

77944_10200812256286707_740568749_oTras llegar a un buen acuerdo monetario con el conductor me dirijo al siguiente objetivo del día, es hora de visitar el famoso Swayambhunath o “Templo del Mono” como es conocido en Occidente. Es un fantástico lugar en la cima de un cerro, esta repleto de monos que pelean con muchos perros, a estas alturas no sé si es el templo del mono o del perro… Lo simpático de este lugar es que me fue inevitable establecer la comparación con el cerro San Cristóbal y todo lo que este representa para Santiago.

stupa

La stupa del Swayambhunath es realmente hermosa, se encuentra circundada por ruedas de oración, peregrinos, monjes, locales, monos, turistas y perros. Las stupas simbolizan el arduo camino que conduce al Nirvana (Iluminación).

 

Mi amigo Pathu.

He estado recorriendo la stupa a la espera del anochecer, se supone que durante la noche se prenden unos focos que iluminan el monumento de una manera muy particular. Estaba ahí esperando que ese evento ocurriera y luego de un rato un chico que vendía algunas artesanías se me acerca. “Hola, puedo ayudarte?”, tras mi experiencia en Patan le dije diplomáticamente que no, luego de un par de minutos recorriendo el templo se me acercó nuevamente y nos pusimos a conversar de la vida mientras rodeábamos el monumento. Pathu es un gran tipo, a sus 25 años tiene ya 2 hijos y está felizmente casado, es bajo, de tez morena y su cara me transmite una calma tremenda. Él cree o piensa diferente al nepalí común, prefiere tener amigos que clientes, esa es la razón por la cual no mencionó en ningún momento la palabra dinero, él sin lugar a dudas hace la diferencia y me da la confianza necesaria para invitarlo a Bhaktapur a mi regreso de Bután.

@rugiendola Al tuto, mañana a darle al everest base camp trekk! Sigo vivo y mochileando como un campeón.

 

891595_10200812267806995_1444016934_o

próximo capítulo; “Afiebrado rumbo al Techo del Mundo”…