DIENTES DE NAVARINO DIA 4

17 de Febrero

____________________________

 

Eran las 9am, una hora mas temprano de lo normal, aprovechando un sol que calentaba menos que la Democracia Cristiana desayunamos y desarmamos campamento, Lucas preparó una sopa de espárragos con crutones, yo en lo de siempre… desarmando todo.

Comimos, lavamos y nos largamos.

Era el día más rudo del circuito, no llevábamos más de 10 minutos de marcha y se nos puso a granizar fuertemente, el fenómeno nos acompaña durante una hora, el sendero atravesaba bosques hermosos de un verde que lucía mucho más cuando está húmedo, senderos repletos de barro, desniveles y ramas asesinas, actores principales de esta gran experiencia, era el día más difícil y la moral estaba por las nubes, ante el clima más adverso no sé.. me vuelvo más loco de lo normal, me vuelvo más pendejo y las ganas de correr, de ganarle a lo difícil me hace el weon más feliz y vivo del planeta… que heavy que con tan poco afloren emociones tan profundas.

 

Saliendo a campo abierto la temperatura bajó aún más! y nos regalo la primera nevada de tomo y lomo, atrás las formaciones rocosas de las que hablé en el capítulo anterior nos vigilan, oscuras, tétricas formas recortadas tras un cielo gris y convulsionado.

 

Hemos terminado de rodear la Laguna Martillo, el siguiente objetivo era el Valle Guerrico, feo feo como su nombre… lo que más te puede dar una idea de lo feo que era es nuevamente el Señor de los Anillos, en las 2 torres, mas exacto aún… cuando Gollum lleva a los Hobbits por la ciénaga de los muertos. A veces el valle era atravezado por un bosque que formaba parte del sendero, pero ni eso era más placentero, muchas veces nos vimos escalando casi en 90º por barriales, rocas resbalosas y pajas variadas, los bastones dejan de servir y nada… en 4 patas tratando de subir agarrados de raíces, cuidando siempre de no cometer algún error ya que veníamos subiendo bastante juntos en ese momento. Aparte en el bosque pierdes la dimensión de cuanto has avanzado, no ves nada adelante… lo cual es una soberana mierda!

Lucas se sacó la chucha bajando una parte super compleja, era difícil, todo húmedo, mucha pendiente, sumado al peso y al inexistente sendero, nosotros bajamos la raja 0 problema, pero perdimos 10 puntos por culpa del Lucas jajaja!.

 

Salimos del bosque y nos encontramos con otra ciénaga, al fondo.. arriba, muy arriba podíamos ver el monolito correspondiente al Paso Virginia, el más cabrón de todos por distancia y dificultad.

 

Tanta era mi energía que avancé sin percatarme del terreno y mi pie derecho se fue directo al barro que me llego casi a la rodilla… “IDIOTAAAAA!!!!” grite a los cielos! no podía salir por mis medios asi que le lance un bastón a Juan y el me tiró de vuelta a terreno seguro.

 

Nos costó bastante dar con los monolitos para cachar el sendero, algunos eran de piedra, otros unas marcas rojas en piedras y troncos, nos demoró como 3 o 4 veces dar con el camino, sin GPS creo que hubiese sido complejo todo el circuito.

Nos internamos en otro bosque, el último antes del acarreo, era bastante similar al anterior.. +barro+humedad+granizo+viento+frío. De cuando en cuando las nubes se abrían y dejaban actuar un poco al sol, era reconfortante aunque no calentara nada.

 

Salimos extenuados del puto bosque y estábamos frente al acarreo del paso, era un acarreo de mierda, en subida, eterno y con el viento gélido en contra, viento que convertía mis mocos en los más grandes exponentes del cirque du soleil, mientras subíamos se podía ver Ushuaia a lo lejos, caminamos durante mucho rato en el acarreo… a medida que avanzábamos veíamos una cumbre, obviamente tiendes a pensar… ah!! la raja… después de esa cumbre viene la bajada… y no, esa mierda ocurrió por lo menos 5 veces. Hasta que finalmente llegamos y el paisaje que teníamos ante nuestros ojos era maravilloso, simplemente atiné a buscar una piedra donde sentarme lo suficientemente alta y plana para no sufrir al pararme y reiniciar la caminata… y nada el acarreo descendía abruptamente a un pequeño glaciar, una cornisa a la cual nadie podía subir ya que se podía desprender en cualquier instante, una estupidez como esa hubiese costado muchos huesos rotos o quizás algo peor.

 

Seguimos el camino, ahora al fin de bajada… la esperanza de un descenso en paz se vió reducida considerablemente al ver la abrupta pendiente del sendero formado en algunas partes por rocas grandotas y en otras por piedrecillas. En ese momento mandé todo a la mierda, estábamos a un kilometro del objetivo del día ( Laguna Guanaco ) y no estaba dispuesto a perder el tiempo bajando como maricón una bajada que a simple vista se veía como un desafío que haría perder mucho tiempo. Imprimí velocidad deplazándome sobre mis talones y desparramando todas las piedras, era un sendero angosto, un mal paso podía ocasionar una caída durísima o dañar al compañero de adelante con alguna piedra que pueda caer abruptamente, luego de eso el sendero se estrechó más aún, a la derecha siempre la pendiente que conducía a la laguna, perder el equilibrio ahí podía ser súper peligrosa! luego de unos 15 minutos dándole llegamos al lugar para armar nuestras carpas.

 

Entre todos construímos una pirca para mi carpa, el viento que bajaba desde el paso era fuertísimo, armé todo mientras Lucas se puso a preparar “lentejas con merkén” ricas ricas ricas las lentejitas pero se me pasó la mano brígidamente con el merkén jajaja. La comida estuvo muy conversada, entre roterías, homosexualidades y trivias animadas que nos llevaron desde Oshin a los Super Campeones, de Caballeros del Zodiaco a Dragon Ball. Tertulia que dejó en claro que Ellen Page es la mina más linda de la pantalla grande, que me casaría con una mina como Ellen Page y que somos mas ñoños que la mierda.

Buenas Noches!

 

 

DIENTES DE NAVARINO DIA 5 y final

18 de Febrero

_____________________________

 

Tuve el sueño más placentero de toda la aventura a pesar del fuerte viento que nos atacó toda la noche, nos movía la carpa como nunca!. Teníamos harta paja “último día nadie se enoja” entonces nos levantamos más tarde, relajados. Viendo las nubes nos preocupamos un poco, ya estamos acostumbrados a las nubes, cúmulo gris y RUN FORESTTT RUNN!!!.

Tomamos desayuno y desarmamos el campamento, bajamos por un bosque increíble, casi mágico, de cuento. Te pasas unos rollos brígidos acá, todo el viaje era como si tuviéramos que ir a arrojar el anillo único a los dientes de navarino jajaja!. El Bosque era de un color verde claro que al ser intervenido por el sol lograba un tono amarillento con un leve brillo (descripción que no podrán ver en la foto siguiente jaja).

Logré mi segunda sacada de chucha!… típica pasada en donde hay un árbol caído y que obviamente había que pasar por abajo, intenté pasarlo como el limbo… y me puse a cantar la canción de inmediato.. – ta ta tatata ta ta… ta ta ta ta tatata… – y PAFF me fuí de espalda y quede algún rato pataleando como un escarabajo… putiando y maldiciendo. Me incorporé como pude y seguí caminando esperando tener una revancha… salimos del bosque y comenzamos a caminar a través de un pantano, muy parecido al del Valle Guerrico, desde ahí se nos hizo súper difícil seguir las señales, algunas muy confusas otras inexistentes así que aplicamos aventura e intuición. Sabíamos  que teníamos que llegar al camino, por ende solo teníamos que seguir bajando siguiendo el afluente del río, ello nos llevó a un nuevo bosque, con mucho barro pero con mi revancha en el camino, un nuevo árbol caído, tronco de diámetro considerable y muy ajado por los años, tenía una capa de musgo importante… esta vez intente flectar mis rodillas y pasar como enanito, al parecer flecté mucho por que terminé con las rodillas en el barro y maldiciendo nuevamente!. A esa altura pedir una nueva oportunidad para reivindicarse era difícil , pero se me dió más adelante y logré al fin pasar… como nadie me vió.. no le reste puntos al equipo!

Estábamos chatos, queríamos terminar luego, quería cerveza. Salimos del bosque y nos perdimos, me enchuché y empecé a hacer una ruta para bajar, mande a la mierda los monolitos, las marcas y cuanta mierda me orientara, cada vez iba mas rápido, cuando se me pone una cosa en la cabeza no descanso hasta que la consigo.

Llevé a los chicos por partes complicadas, bajadas abruptas y terrenos irregulares, llenos de barro y piedras… aperraron todos, soy un afortunado por haber compartido esta aventura con ellos, Navarino era un sueño de hartos años atrás, también el de Juan y eso nos llevó a disfrutar la experiencia al chancho y en muy buena onda.

Llegamos al río, era muy parecido a un cementerio en donde podías encontrar desperdigado por todos lados osamentas de vacas, era un espectáculo desolador… mientras compartía ese momento tan íntimo con el lugar Juanito se sacó la cresta lo que nos llevó a perder 10 puntos más.

Mi intención en ese momento era seguir el curso del río hasta el camino, Lucas, el hermano de Juan sugirió cruzar el río y pasar por el bosque en una línea recta lo que me pareció muy sensato de su parte. El bosque que cruzamos era tétrico, seco y  oscuro… apenas los rayos del sol pasaban entre las ramas, el aire era denso, antesala del cementerio más atrás, luego de  unos minutos dándole llegamos al camino al fin!

Todos salimos por lugares distintos del bosque y con nuestras manos en alto… Conquistamos los Dientes de Navarino… pero aún faltaba más! nos quedaban 2 horas de caminata a Williams, dolían los pies pero había que darle, el fin del trekking era la ex pesquera MacLean, abandonada hace mucho tiempo, era un conjunto de casas de madera muy deterioradas, no había mucho que ver.. saqué un par de fotos y sería…

Llegamos al puente Los Bronces con la intención de hacer dedo (estúpida intención por cierto), nunca pasó nada… así que aprovechamos de sacarnos las fotos de rigor!

Llegamos a la Hostal Raja! me duche y en un minuto la tina quedó NEGRA!, al terminar de asearme las presas tuve que enjuagarla 2 veces para dejarla decente!. Posterior a una cagada de antología, que me hizo bajar 2 kilos más fuimos a celebrar el término de la hazaña a la “Picada del Castor”, quizás el único sucucho de calidad en todo Puerto Williams, nos dimos un gran festín, Juanito y la Pauli pidieron un GROSERÍSIMO churrasco, Lucas… papa rellena, muy escuetas por cierto y yo una Pizza rebosante de queso, carne y tomate. Acompañados de nuestras cervezas -Paine, Yagan, Calafatex2- festinamos como grandes Einherjers del Valhalla, luego de haber dado una dura pelea en una batalla épica. Comentamos muchas de las cosas graciosas del viaje, comparamos lo brígido de Torres con Navarino, hablamos de las partes difíciles del viaje y un montón de tonteras, estábamos tranquilos, muy contentos pero cansados y decidimos irnos a la hostal, teníamos la moral altísima y nuestras caras tenían una satisfacción que me es imposible describir con palabras.

FIN ?

____